Protector solar para niños y bebés: ¿cuál es el adecuado?

In EN EL HOGAR, EN VACACIONES by seguridad infantil noviembre 12th, 2017

Al fin llegó el verano! Y con él, los días más largos, los juegos en el agua, las tardes de calor y sol...si tenemos suerte, unas vacaciones en la playa o en las sierras! O al menos la bendita "colonia de vacaciones" para los peques mientras a los grandes no nos queda más opción que trabajar. Cualquiera sea el escenario, nuestros hijos pasarán más tiempo al aire libre y, como mamás y papás, tenemos clarísimo que a los bebés y a los niños debemos protegerlos del sol. Sabemos que éste no sólo puede provocarles daños evidentes e inmediatos, como las dolorosas quemaduras solares, sino que a largo plazo aumenta el riesgo de que contraigan cáncer de piel. Esto lo tenemos claro. ¿Pero sabemos qué protector solar corresponde a cada edad? ¿O qué cuidados específicos tenemos que tener, además del protector, de acuerdo a la edad de nuestros peques? Acá te contamos qué hacer (y qué no) para cuidarlos de los efectos nocivos de la radiación solar(Si estas con poco tiempo hace click aquí y mirá el resumen en la infografía).

Por qué protegerlos del sol

Por mucho tiempo se asoció el tener una piel bronceada con un buen estado de salud. Pero lo cierto es que el sol, si no se toman los recaudos necesarios, puede generar serios trastornos a nuestra salud. El tomar sol sin la protección adecuada tiene como primer efecto evidente la quemadura solar, que puede ir desde leve a grave. Los primeros signos de estas quemaduras pueden aparecer horas después de la exposición al sol y son:

  • Piel de coloración roja y sensible, que se siente caliente al tacto
  • Dolor que empeora entre las 6 y las 48 horas posteriores a la exposición
  • Ampollas, que pueden aparecer desde horas a días después
  • Reacciones más graves que incluyen fiebre, escalofríos, náuseas o erupción cutánea
  • Descamación de la piel en áreas quemadas por el sol varios días después de la quemadura solar

Las quemaduras por el sol son el rasgo más evidente del daño por exponernos sin protección. Pero las consecuencias más graves son:

  • Cataratas 
  • Cáncer de piel
  • Tumores 

¿Por qué sucede esto?

Existen dos tipos de rayos ultravioleta (UV), que es a lo que nos exponemos al estar al aire libre bajo la luz del sol sin protección. Los UVA estan presentes todo el año, atraviesan las nubes, y llegan a nuestra piel. Son indoloros (es por eso que en los días nublados "no sentimos" que nuestra piel se esté dañando) y penetran muy profundo en la piel, llegando a las células de la dermis. A largo plazo, alteran estas células y provocan:

  • Arrugas por fotoenvejecimiento
  • Intolerancia al sol 
  • Manchas en la piel
  • Cáncer de piel

La radiación UVB es la principal causa de quemaduras por el sol. El bronceado se produce por los rayos UVB, pero también las quemaduras, las reacciones alérgicas y el cáncer de piel. A largo plazo, los rayos UVB son absorbidos por nuestro ADN causando alteraciones en el genoma, y con esto cáncer de piel (carcinomas y melanomas). 

Las estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), calculan que cada año se producen en todo el mundo más de 2 millones de cánceres de piel distintos del melanoma y 200.000 melanomas malignos.

¿Qué hace especial la piel de los más chicos?

Se calcula que en los primeros 20 años de vida una persona recibe aproximadamente el 80% de la radiación solar que recibirá en toda su vida. Hasta cumplir los doce años, la piel de los niños es inmadura, siendo mucho más sensible que la piel de los adultos a las radiaciones de los rayos UVA y UVB, así como a las radiaciones de infrarrojos, responsables de las reacciones de hipertermia (golpe de calor). Además, al ser más fina y con menos capacidad de transpiración, es menos eficiente para regular el calor corporal.

Cómo protegerlos del sol

Bebés menores de 6 meses
  • No exponerlos al sol. Siempre deben estar bajo una sombra oscura.
  • Mantenerlos hidratados. La lactancia habitual a demanda es suficiente.
  • No utilizar protector solar a esta edad. 
  • Vestirlos con telas claras, frescas y que cubran su piel. 
  • Colocarles gorros de tela que cubran sus orejas y nuca.
Bebés hasta 3 años
  • No exponerlos al sol directo. Siempre deben estar bajo una sombra oscura.
  • Evitar las horas de mayor radiación solar, entre las 10 y las 16 hs.
  • Usar el protector solar indicado por el pediatra. Probablemente indique uno hipoalergénico, especialmente diseñado para niños pequeños, y con un alto PFS (40 o más).
  • Recordar colocar el protector solar 30 minutos antes de salir al aire libre, y renovarlo cada 2 horas, o luego de estar en contacto con agua o de excesiva transpiración.
  • Mantenerlos  hidratados (lactancia habitual y agua o jugos).
  • Vestirlos con telas claras, frescas y que cubran su piel.
  • Colocarles gorros de tela que cubran orejas y nuca.
Niños mayores de 3 años
  • Evitar el sol del mediodía.
  • Usar un protector solar con FPS de 40 o superior.
  • Recordar colocar el protector solar 30 minutos antes de salir al aire libre, y renovarlo cada 2 horas, o luego de estar en contacto con agua o de excesiva transpiración.

SIEMPRE RECORDAR que entre las 10 y las 16 horas es cuando la radiación solar es mayor, por lo que todos (niños y adultos) debemos protegernos evitando exponernos a los rayos directos del sol y utilizando un protector solar con alto FPS.

ESTAR ATENTOS a los signos de deshidratación: 

La exposición al sol también puede producir deshidratación, sobre todo en niños. Sus signos incluyen enrojecimiento, nerviosismo y llanto excesivo.
Ofrecer líquidos y acudir al centro médico más cercano.

En esta infografía podrás ver los puntos más importantes a tener en cuenta estas vacaciones:

Image

MITOS

Existen muchos mitos en relación al sol y la protección adecuada. A continuación te mostramos los más comunes:

"La sombrilla es una buena protección". Esto es FALSO.

En realidad, los rayos solares que rodean a la sombrilla se reflejan directamente en nuestra piel, por lo que debemos tener el mismo cuidado al que tendríamos si no estuviéramos bajo su sombra. 

"Si está nublado estoy protegido del sol". Esto es FALSO

En los días nublados, los rayos ultravioleta traspasan las nubes y causan daño en nuestra piel.

"Ya estoy bronceada por lo que no necesito protección". Esto es FALSO

Siempre es necesario utilizar protector solar, ya que la melamina en nuestra piel (que le da el color de aspecto bronceado)sólo protege de los rayos UVB, pero no de los UVA.

Fuentes consultadas

  • The Skin Cancer Foundation http://www.cancerdepiel.org/prevencion/proteccion-solar/protector-solar-acerca-del-protector-solar
  • Biblioteca Nacional de Medicina de USA https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003227.htm http:/
  • Sociedad Argentina de Pediatría /comunidad.sap.org.ar/index.php/2015/08/10/proteccion-solar/

RECORDÁ: LA PREVENCIÓN ES LA MEJOR MANERA DE EVITAR ACCIDENTES.

¡No olvides leer aquí las medidas que debes tomar para evitar quemaduras!

Si querés recibir más información y artículos útiles, dejanos tu mail!