Intoxicaciones: cómo prevenirlas en nuestro hogar

In Baño, Cocina, Dormitorio, EN EL HOGAR by seguridad infantil septiembre 8th, 2017

Como adultos, muchas veces no notamos que, en nuestros hogares, poseemos muchos elementos que pueden provocar una intoxicación si llegan a las manos de bebés y niños. Las intoxicaciones en niños pueden tener consecuencias menores o mayores según el caso, pero siempre se tratan de situaciones que pueden y deben evitarse.


Lo más probable es que los niños sentirán atracción por estos elementos potencialmente tóxicos como productos de limpieza, higiene, maquillajes, remedios, bebidas alcohólicas, entre otros. Estos productos suelen ser de colores llamativos y con formas atractivas para los ojos de los más pequeños quienes se encuentran siempre experimentando e investigando el hogar.


Además de las intoxicaciones que se producen por la ingesta de ciertos productos, existen también las intoxicaciones por inhalación (como el monóxido de carbono) que no nos dan ninguna señal porque son silenciosas, pero que tienen consecuencias muy graves e, incluso, pueden ser fatales.

¿Cómo evitar intoxicaciones?


Lo primero que debemos hacer para prevenir que estos accidentes sucedan, es ponernos en el lugar de los más pequeños e intentar ver con sus ojos lo que puede estar a su alcance y ser peligroso e, inmediatamente, bloquearlo y utilizar las herramientas necesarias para que no puedan acceder más (por ejemplo, trabas para cajones, para puertas, etc.). El niño, al principio, no comprenderá a qué se debe el peligro; a medida que vaya creciendo, debemos enseñarle a reconocer las amenazas a su seguridad, para evitar que sea la simple prohibición el único método de prevención. De esta manera, poco a poco, el niño irá comprendiendo qué es lo que puede lastimarlo o hacerle mal, y empezará a auto protegerse.




Consejos útiles:


El botiquín o lugar donde guardamos los medicamentos no debe estar en un sitio accesible para los niños. Debemos mantenerlo ordenado y limpio y controlar siempre los vencimientos, y deshacernos de los que ya hayan caducado.
Siempre seguir los instructivos de los médicos pediatras y nunca automedicar a los más pequeños. Debemos respetar las dosis recetadas y siempre checkear que sean las adecuadas (no se recomienda suministrar los remedios a oscuras porque no podremos cerciorarnos de esto).
Dejar los productos que compremos en su envase original y no trasvasar uno a otro envase, porque, ante una intoxicación, es fundamental tener la etiqueta para identificar los componentes tóxicos.
De ser posible, elegir productos de limpieza que tengan un sistema de seguridad para niños.
Siempre guardar estos productos fuera del alcance de los niños, en estantes a mayor altura, o utilizar las trabas especiales para los más pequeños en las puertas a las que pudieran llegar a acceder.

Los alimentos de por sí no son tóxicos, pero siempre debemos desechar aquellos cuyo vencimiento ya haya pasado o se encuentren en mal estado.
Las bebidas alcohólicas deben guardarse en sitios inaccesibles para los más pequeños.
De igual modo, debemos separar aquellos alimentos que puedan producir alergias en los niños.
El tacho de basura debe tener una traba especial, porque los niños, seguramente, se sentirán atraídos por este y querrán manipularlo y pueden contener elementos peligrosos.
Debemos llamar a personal autorizado y especializado para realizar revisiones periódicas de gas, calderas o todo sistema de combustión.
El monóxido de carbono puede ser muy peligroso porque es silencioso y actúa rápidamente. Por esta razón, cuando nos encontremos en el auto en el garaje, nunca debemos encender el motor antes de salir porque se puede desprender monóxido de carbono muy rápidamente y afectar a los más pequeños.
Cuando estemos cerca de una chimenea, salamandra o cualquier sistema de combustión a brasa, debemos ventilar el lugar para que el aire circule apropiadamente.
Siempre tenemos que controlar las perillas de los hornos, porque los niños pueden abrirlas y provocar una pérdida de gas. En este caso, también podemos utilizar las protecciones especiales para perillas para hornos y otros electrodomésticos que funcionen a gas.
Además se recomienda instalar detectores de gas para evitar intoxicaciones por humo y gases tóxicos.

Importante
En el caso de que su niño sufra algún tipo de intoxicación, siempre llamar lo más rápido a Emergencias y nunca actuar por cuenta propia. Es fundamental que el niño reciba la atención necesaria. Para mayor información, llamar al Centro Nacional de Intoxicaciones (Argentina) al 0800-333-0160

Compartí este Post