El baño del bebé: tips para evitar accidentes domésticos

In Baño, EN EL HOGAR by seguridad infantil septiembre 10th, 2017

Uno de los lugares de la casa donde se registran más accidentes infantiles es el baño del hogar. Esto se debe a que se trata de un área que suele tener muchos elementos que resultan peligrosos si son manipulados por el niño y, también, porque es un espacio que al niño le atrae muchísimo y que le ofrece múltiples posibilidades para experimentar y jugar.
En cuanto a los peligros y accidentes a la hora del baño del bebé, hemos establecido dos grupos de riesgo que tienen en cuenta las consecuencias de las lesiones. A continuación nos explayaremos sobre este punto.

Prevención de accidentes en el baño del bebé

Por un lado, en un primer grupo, ubicamos los accidentes más frecuentes, que son las quemaduras por agua demasiado caliente; caídas y tropiezos que se deben, en la mayor cantidad de casos, a que el piso se encuentra mojado; intoxicaciones producto de lo que el infante no debe, pero ingiere; y otro tipo de heridas o cortes. Para intentar prevenir este tipo de accidentes y lesiones, hemos establecido una lista de medidas que se pueden adoptar para ayudar a los padres para ofrecerle al bebé un espacio seguro, pero, también, para que el niño empiece a aprender y a asimilar la manera de autoprotegerse en el futuro.

Por otro lado, se encuentran los accidentes más graves: asfixias por inmersión y electrocución. Este tipo de accidentes son siempre producto de la falta de supervisión de un adulto. Para evitar este tipo de accidentes que, en muchísimos casos, son fatales, la única recomendación y la más importante es que nunca debemos dejar a nuestro niño solo en el baño sin que un adulto lo supervise


A pesar de que estemos esperando una llamada importante o que queramos adelantar quehaceres de hogar, nunca debemos salir y entrar del baño. No debemos dejar a nuestro bebé en el agua y salir para atender el teléfono o celular, ni tampoco responder si suena el timbre; tampoco dejar algo para que se vaya cocinando. Antes de bañar a nuestro bebé, tenemos que dejar todo organizado fuera del baño para que no surja ninguna eventualidad. El momento de bañar a los más pequeños es muy placentero para ambos y tenemos que disfrutarlo acompañando y supervisando siempre, para evitar accidentes innecesarios y negligentes.

Prevención de en el baño.

Para evitar que la piel extra sensible del bebé sufra algún tipo de quemaduras, se recomienda:

Empezar a llenar la bañera con agua fría y, luego, ir agregando más agua caliente hasta lograr que se temple y llegue a la temperatura adecuada. Es preferible que el niño sienta que el agua está un poco fría antes de que se queme por el exceso de temperatura.

También, es recomendable utilizar un control de temperatura que nos dé total seguridad de que la temperatura del agua es la adecuada para el bebé. Los más comunes son los termómetros de agua que se introducen y nos dicen exactamente a cuántos grados está.

En el caso en el que no tengamos un termómetro de agua y vayamos a probar la temperatura del agua nosotros mismos, recordemos que la pielcita del bebé es mucho más sensible que la nuestra y que tendrá mayor percepción que, por ejemplo, nuestras manos. Por esta razón, es recomendable probar la temperatura del agua con nuestro codo y no con las manos, ya que la piel de estas últimas se encuentra mucho más curtida y no distingue tanto si el agua está demasiado caliente o no.





En el baño hay muchos elementos que generan que la posibilidad de accidentes sea mayor que en otros lugares de la casa. Por ejemplo, la humedad misma que se crea por el calor del agua y el vapor; también que el niño se mueve y hace que el agua de la bañera desborde y se moje todo el piso; que el suelo y las superficies del baño son, de por sí, muy deslizantes y resbaladizos.

Para evitar peligros y lesionesen el momento del baño de nuestro bebé, recomendamos:

En todo momento, secar el suelo cada vez que se moje y mantenerlo lo más seco que podamos. Hay que tener en cuenta que no solamente el niño puede caerse, sino que también los adultos podemos perder el equilibrio cuando vamos a sacar a nuestro pequeño de la bañera y podemos resbalarnos con el niño en brazos.

Tanto la bañera como la ducha son muy deslizantes incluso para los adultos que también solemos sufrir accidentes y resbalarnos. Si tenemos en cuenta que la capacidad motora de los niños es aún menor, con más razón debemos tomar más recaudos. Por esta razón, recomendamos poner en las bañeras y duchas alfombras adherentes. Hay de todos los tipos y colores, con formas infantiles, etc. Se puede utilizar cualquiera, mientras se logre que la superficie no sea más para los bebés y los niños.

Otro elemento que podemos instalar en el baño son las asas de bañera o ducha, que permiten que el niño, desde muy pequeño, pueda ir entendiendo que logra mayor estabilidad si se agarra de allí.

A pesar de que los niños suelen disfrutar muchísimo el momento del baño, es probable que, en algún momento, se muevan bruscamente y puedan golpearse la cabeza con ciertos elementos que se encuentran a la hora de bañarse. Por esta razón, también podemos acolchar todo lo que pueda generar alguna lesión en el pequeño, como, por ejemplo, los grifos. Para este fin, existen protectores especiales, de muchas formas y colores, que favorecen a que el impacto del golpe o lesión sea mucho más leve.

En el baño también solemos guardar otros elementos peligrosos para los más pequeños, como las maquinitas de afeitar, tijeras y otros productos filosos que pueden lastimar y cortar a nuestros bebés y niños. Por esta razón, también debemos guardar todos estos posibles peligros en lugares alejados e impedir la manipulación de los mismos que nos sea por adultos.

Es muy común que los niños imiten a sus padres o a las personas cercanas a ellos y quieran hacer lo mismo que ven: querrán afeitarse, secarse el pelo, limpiar, etc. Estos juegos de rol son muy importantes para el desarrollo de los más pequeños y no debemos impedirlos. Sin embargo, debemos cerciorarnos de que jueguen y aprendan mientas utilizan los utensilios y juguetes adecuados para ellos, dependiendo de su edad y capacidades motoras.





Para evitar intoxicacionesde nuestro bebé con elementos de uso común en el baño:
No dejar nada al alcance de sus manos. Solemos utilizar, con mucha frecuencia, el botiquín o vañitory del baño para guardar nuestros remedios y maquillajes. Se trata de elementos que usamos de manera muy usual y cuando no tenemos niños, no pensamos en que se pueda tratar de algo riesgoso para alguien. Sin embargo, cuando hay un bebé en el hogar, notamos que tanto los medicamentos como los cosméticos son muy atractivos para ellos, debido a sus formas y colores e, infaliblemente, querrán agarrarlos e investigar de qué se trata, con sus manos, pero, también, con la boca. Para prevenir accidentes e impedir todo tipo de intoxicaciones, debemos mantener estos productos en lugares inaccesibles para los niños y que, de ninguna manera, puedan manipularlos. Para esto, podemos utilizar protecciones especiales para trabar los muebles y vanitorys de los baños.

Recordá: la prevención es la mejor manera de evitar accidentes.

¡No olvides leer aquí las medidas que debes tomar para evitar atragantamientos en bebés!

Compartí este Post!

Si querés recibir más información y artículos útiles, dejanos tu mail!