Piscinas: cómo prevenir accidentes en niños

In EN EL HOGAR, EN VACACIONES by seguridad infantil noviembre 7th, 2017

Las estadísticas informan que, en el mundo, muere una persona por minuto ahogada, mientras que en Argentina esta situación es la primera causa de muerte en niños de entre 1 año y 4 años y el segundo motivo por el que fallecen chicos de entre 1 a 14 años. Además, las estadísticas refieren que 3 de 4 muertes se producen en piscinas privadas, mientras que las lesiones infantiles se triplican durante el período de verano, siendo el ahogamiento el peligro principal. Es por esto que es esencial prevenir accidentes en las piscinas.
Hay que recordar que existen ciertas características de los niños que pueden aumentar el riesgo de ahogamiento y, por esta razón, nuestra supervisión es siempre la mejor manera de mantener a los más pequeños seguros:

    CURIOSIDAD

    Los niños son muy curiosos y querrán investigar todo el espacio que los rodea.

    OSADÍA

    No tienen una percepción del peligro como los adultos y esto puede llevar a que se animen a realizar ciertas acciones que pueden ser riesgosas (por ejemplo, van a querer recuperar un juguete que se cae en el agua y podrían tropezarse y caer).

    TORPEZA

    Los más pequeños tampoco tienen su motricidad del todo desarrollada, por lo cual, ante una situación de riesgo no podrán reaccionar adecuadamente.


    IMPORTANTE

    No debemos olvidar que tan sólo 6cm de agua pueden provocar ahogamiento en un infante.





    Tips para prevenir ahogamientos infantiles en piscinas

    • Debemos siempre supervisar a los niños mientras se encuentren en la piscina o cerca de esta. El control permanente de un adulto es la mejor manera de prevenir accidentes y fatalidades. Si hay muchos adultos compartiendo, debemos elegir a uno que sea el responsable de observar que los niños se encuentren a salvo mientras se encuentran jugando en el agua o cerca y no deberá perderlos de vista. Si tiene que alejarse de la zona, debe designar a otro responsable para realizar dicha tarea.

    • Cada 10 segundos el adulto que fue designado para observar y vigilar a los más pequeños debe controlar si hay niños en la piscina o en los alrededores y, en caso de alguna eventualidad, debe poder llegar a la zona en menos de 20 segundos (a esto se lo llama «Norma 10/20»).

      Debemos evitar las distracciones y no alejar la vista de los niños mirando el celular u otros dispositivos móviles (tablets, notebooks, etc.).

    • Un adulto tiene que recorrer la zona donde van a jugar o moverse los niños, teniendo en cuenta el modo en el que lo haría un niño y controlar que no haya ningún posible riesgo. También el adulto responsable debe checkear si hay algún otro modo de llegar a la piscina que no sea la habitual (por ejemplo, accesos por ventanas, puertas traseras, etc.).

    • Tenemos que instalar sistemas de protección para que los más pequeños no puedan, en principio, salir de la casa y acceder a la piscina (tendremos que instalar trabas de seguridad en las puertas, por ejemplo), pero también otros dispositivos de seguridad que impidan que el niño pueda ingresar solo a la piscina, en el caso de que se encuentre en el exterior del hogar.

    • Como mencionamos anteriormente, los niños son muy curiosos y querrán acercarse a aquello que le llame la atención (como juguetes para el agua, flotadores, etc.). por esta razón, cuando no se estén usando, debemos ordenar la zona y alejar todos los elementos infantiles o de flotación y ubicarlos lejos de la piscina y sus alrededores.

    • Muchos de los ahogamientos infantiles se producen porque los niños son succionados por sistemas de drenaje que no se encuentran en orden. Es necesario que siempre un profesional revise estos drenajes y que se efectúe un adecuado mantenimiento para evitar que los cuerpos de los más pequeños sean succionados y no puedan salir a la superficie.



    elementos de seguridad

    Siempre debemos contar con elementos de seguridad ACTIVA y PASIVA:

    Elementos de seguridad activa son aquellos que evitan que el niño entre en contacto directo con el agua (por ejemplo, vallas para las piscinas y cobertores).

    Elementos de seguridad pasiva son aquellos que avisan a los adultos cuando un pequeño ya entró en contacto con el agua y, de este modo, el tiempo de reacción es más rápido (como alarmas perimetrales o alarmas de inmersión).

    Ante cualquier accidente o eventualidad, debemos tener a nuestra disposición equipos de rescate básicos, como salvavidas, y tener un teléfono accesible para poder llamar a Emergencias (107) en el caso de que sea necesario.

    Para conocer más sobre medidas de prevención de accidentes en niños, podes leer prevención de caídas en bebés y cómo evitar intoxicaciones en niños

    Recordá: la prevención es la mejor manera de evitar accidentes.

    ¡No olvides leer aquí las medidas que debes tomar para evitar atragantamientos!

    Compartí este post

    Si querés recibir más información y artículos útiles, dejanos tu mail!