Andadores para bebés, ¿son una buena idea?

In EN EL HOGAR, EN VACACIONES by seguridad infantil enero 23rd, 20180 Comments

Tanto porque algún familiar nos facilite uno, o porque nos deslumbremos con modelos coloridos y de accesorios interesantes, las ganas de comprar un andador es algo que tarde o temprano surge cuando el bebé de la familia comienza a gatear. La imagen de la criatura deambulando divertida por la casa sin que tengamos que estar pegados a ella se ve tentadora pero, ¿es realmente una buena idea?

El inicio de la deambulación y el andador

Como señala la Sociedad Argentina de Pediatría (2016) los andadores distorsionan el esquema corporal del bebé y el desarrollo adecuado del equilibrio se ve comprometido. Esto ocurre porque los andadores impiden que los brazos se muevan al compás de las piernas. Además, potencian acciones contraproducentes como caminar en puntitas de pie, y al evitar el gateo, los músculos no se tonifican adecuadamente. Estos músculos son los que más adelante le permitirán al bebé tener la columna erecta y comenzar a pararse y caminar. Además, el gateo es importante porque pone en conexión ambos hemisferios cerebrales creando rutas de información neuronal esenciales para el desarrollo cognitivo. Por otro lado, el andador no permite que el bebé vea sus piernas moverse, ni manipular los objetos que lo rodean. Todos estos factores atrasan su desarrollo, comenzando a caminar mas tarde que aquellos niños que gatean y no usan andador.

Accidentes por uso de andadores para bebés

Si nos detenemos a pensar sólo unos instantes, rápidamente podremos darnos cuenta de lo siguiente: colocar a un bebé sobre un objeto con ruedas para que se traslade según su voluntad, es algo que no puede terminar bien. La velocidad que alcanzan los querubines mientras se trasladan en los andadores puede ser, muchas veces, mayor a nuestra capacidad de reacción. La Academia Americana de Pediatría indica que hasta el 40% de los bebés que usan andadores sufren algún accidente relacionado con estos.  Las lesiones más comunes involucran caídas por las escaleras, vuelcos del artefacto, enganche de dedos, quemaduras por acceso a puertas del horno y/o objetos sobre las hornallas, y golpes o aplastamientos debido a objetos pesados que quedan al alcance del tironeo de las manos de los bebés. Fracturas, quemaduras, traumatismos craneoencefálicos, intoxicaciones y laceraciones forman parte de las heridas asociadas al uso de los andadores para bebés.

Prevención

Prácticamente la totalidad de los pediatras desaconseja su uso, dado que por un lado no ayudan a aprender a caminar (más bien lo contrario), y por el otro son origen de multiplicidad de accidentes, algunos con consecuencias muy graves. Por lo que, en lo que a andadores para bebés respecta, la prevención es muy simple: NO USARLOS. Los bebés necesitan gatear, y la supervisión de nosotros los adultos es siempre necesaria.

Fuente consultada:

Sociedad Argentina de Pediatría - 2016 - Comité Nacional de Prevención de Lesiones. Coordinadores: Dra. Ingrid Waisman, Dr. Rubén Zabala, Dra. Clotilde Ubeda - www.sap.org.ar 

Recordá: la prevención es la mejor manera de evitar accidentes.

¡No olvides leer aquí las medidas que debes tomar para evitar accidentes en el auto!

Leave a Comment